14.2.11


Permanencia

Duro decir:
Te amo,
mira cuánto tiempo, distancia y pretensión
he puesto ante el horror de esa palabra,
esa palabra como serpiente
que viene sin hacer ruido, ronda
y se niega una, dos, tres, cuatro, muchas veces,
ahuyentándola como un mal pensamiento,
una debilidad,
un desliz,
algo que no podemos permitirnos>

-ese temblor primario
que nos acerca al principio del mundo,
al lenguaje elemental del roce o el contacto,
la oscuridad de la caverna,
el hombre y la mujer
lamiéndose el espanto del estruendo-

Reconocer
ante el espejo,
la huella
la ausencia de cuerpos entrelazados hablándose.

Sentir que hay
un amor feliz
enjaulado a punta de razones,
condenado a morir de inanición,
sin darse a nadie más
obseso de un rostro inevitable.

Pasar por dias
de levantar la mano,
formar el gesto del reencuentro y arrepentirse.
No poder con el miedo,
la cobardía,
el temor al sonido de la voz.
Huir como ciervo asustado del propio corazón,
vociferando un nombre en el silencio
y hacer ruido,
llenarse de otras voces,
sólo para seguirnos desgarrando
y aumentar el espanto
de haber perdido el cielo para siempre.

Aunque me riña Aldabra, qué bonito que escribe Gioconda Belli.

4 puntadas:

Aldabra dijo...

¡Pero cómo voy a reñirte, mujer, ante un poema tan rotundo!

Sólo te pincho (cariñosamente) un poquito para que escribas tú.

Si dejas este poema tal vez sea porque te identificas con él, intuyo, y sólo te digo... que pases página y olvides.

Detrás de un amor hay otro esperando y seguro que todavía mejor (es lo que hay que pensar) porque eso de que sólo exista un amor en nuestra vida es mentira, en mi opinión. Somos un compendio de amores varios: los posibles, los imposibles, los platónicos, los innombrables, los reales...

biquiños cariñosos.,

fonsilleda dijo...

Gioconda Belli dice muy bien, es cierto.
Ya ves que nuestra Sirena no puede reñirte.
Bicos.

இலை Bohemia இலை dijo...

Escribe y siente de una forma maravillosa!

Bss

A Conxurada dijo...

palabras que ás veces custa sacar...e que outras non se tiñan que dicir nunca.